Socios:  Usuario:   Contraseña:   
  

Definición de corrector

Corrector de estilo

 

El corrector de estilo es un profesional de la edición, cuya tarea se enmarca en el control de calidad de la edición de textos.
 
Puede intervenir inmediatamente después de la redacción de un texto, después de la revisión de una traducción o tras una revisión técnica o de contenido. Su tarea consiste en la revisión de un texto para eliminar defectos de redacción, errores gramaticales, impropiedades léxicas y rasgos no genuinos de la lengua empleada, y puede alcanzar hasta la supervisión del texto para adaptarlo al estilo propuesto por el editor; este último aspecto puede conllevar que haya que mejorar la redacción, sintetizar o ampliar conceptos propuestos por el autor, y otras intervenciones en la redacción que aclaren y faciliten la comprensión del discurso.
 
El corrector de estilo interviene en el proceso de comunicación, para evaluar si el emisor o autor del texto ha conseguido expresar y redactar sus ideas con la claridad necesaria para que el receptor elegido pueda comprenderlas con facilidad o, si no es así, remediar los problemas.
 
Es necesario el dominio de la gramática normativa y un sentido de la lengua, que no se adquiere solo con formación académica. El oficio de corrector de estilo debe abarcar habilidades de redacción y edición.
       
 
Corrector de pruebas 
 
El trabajo del corrector de pruebas, o corrector de ortotipografía, forma parte del control de calidad de la edición de textos.
 
Se debe contar con la intervención de este profesional tras las revisiones de traducción, contenido y estilo. Su labor consiste en revisar el texto antes de ser compuesto y después de ello, con el fin de conseguir que el lector no encuentre ninguna dificultad en la lectura del documento. Para lograrlo, el corrector, además de eliminar todas las erratas y faltas de ortografía, debe normalizar y unificar todas las convenciones ortotipográficas así como revisar la composición y detectar errores gramaticales que se hubieran quedado tras la corrección de estilo.
 
Además, si se le solicita, el corrector puede verificar otros elementos de la edición como son los índices, las bibliografías y las referencias cruzadas. Suele hacer su trabajo marcando los errores sobre papel o corrigiendo en pantalla.
 
Para desarrollar esta tarea son necesarios el dominio de la gramática, el conocimiento de las normas de ortotipografía y de los usos y costumbres para aquellos aspectos que no están regidos por normas académicas, un sentido de la lengua en la que se corrige, y conocimientos de edición y composición. El corrector de pruebas debe tener habilidades de redacción y edición en pantalla.
 

 

 
Copyright © UniCo